MESAS REDONDAS

Presentación

Los Talking Circles (Mesas Redondas) son reuniones para el intercambio de ideas, a menudo en torno a cuestiones que representan diferencias o dificultades. Este tipo de reunión es habitual en las culturas indígenas. La tensión natural que se crea entre personas que conversan es regulada por una serie de protocolos de escucha y respeto hacia los distintos puntos de vista. De este tipo de reunión surgen, antes que crítica y confrontación, posibilidades constructivas.

El objetivo de las Mesas Redondas en este Congreso


El objetivo de las Mesas Redondas es lograr un congreso que aborde un espectro muy amplio de temas y llegue a intereses muy distintos. Quieren ofrecer también a los participantes un foro para el intercambio de opiniones e información sobre las ideas principales que se traten en el congreso fuera de las formalidades de las sesiones plenarias, las ponencias, los talleres y los coloquios. Su objetivo es ser un lugar para la fertilización recíproca de ideas, en el que se inicien ciclos de conversación, nazcan relaciones y se formen redes.

Las Mesas Redondas no han sido concebidas para forzar el consenso ni, aun menos, para trabajar en pos de la uniformidad. Su intención es, en primer lugar, hallar un terreno común donde compartir pensamientos y experiencias, reconociendo y respetando las diferencias. Su finalidad no es llegar a una solución en forma de respuestas cerradas, sino lograr una conciencia abierta que apunte en la dirección de las preguntas que deben hacerse. El grupo termina estableciendo ejes de incertidumbre sobre los que organizar los temas para el congreso del año siguiente.

¿Cómo funcionan?

Las Mesas Redondas se reúnen en tres sesiones de 45 minutos durante el congreso y los resultados de cada Mesa Redonda se comunican al resto de los participantes en la sesión plenaria final. Los grupos se forman en torno a cada uno de los bloques temáticos del congreso y se centran en las áreas de interés concretas representadas por cada bloque. Sigue a continuación un resumen de las Mesas Redondas que se utilizan actualmente, si bien estaremos encantados de recibir de los participantes opiniones y sugerencias que nos ayuden a mejorar.

Es importante tener en cuenta que cada Mesa Redonda puede organizarse de la forma que los miembros del grupo decidan que es más adecuada. Puede seguir un modelo informal y discursivo o bien un orden determinado y unas tareas previamente establecidas. Cada grupo de las Mesas Redondas tiene un moderador.

El papel del moderador

El moderador debe ser una persona que se sienta cómoda con un proceso de pensamiento sin prejuicios y que admita diversidad de puntos de vista y planteamientos. Este proceso contribuye a la creación de una especie de inteligencia colectiva en torno al tema que se trata. El moderador debe ayudar a lograr una conversación abierta a posibilidades diferentes y a nuevas líneas de búsqueda o acción; debe fomentar un espíritu de tolerancia hacia cualquier nuevo conocimiento y huir de la intransigencia sectaria.

El moderador debe ir anotando en grandes hojas de papel blanco pegadas en la pared los principales puntos que van surgiendo durante la conversación. Estos puntos deberán presentarse en un resumen de cinco minutos en la sesión plenaria final del congreso. El moderador deberá asimismo:

Posible contenido de las sesiones - Sugerencias en ayuda de los moderadores